Con aproximadamente 1.000 hectáreas y un proceso riguroso, esta empresa fundada en 1889 provee una variedad de productos a clientes de más de 12 países, en su mayoría europeos.
El presidente de la AHK, Jan Hoeckle, es además vicepresidente de la Eurocámara y también tiene su propia empresa: Agroesencia, del rubro agroforestal y ganadero. Cultiva plantas aromáticas para elaborar aceites esenciales, que encuentran mercado en Paraguay y en el exterior.
“Desde 1889 mi bisabuelo y otros familiares en Paraguay se dedican al comercio, la importación y exportación a través de la empresa S.A.F. Krauch & Cia., encontrando en el acopio del petit grain, un protagonismo promisorio. Esta actividad generó la oportunidad de ampliar el negocio aromático a una variedad más amplia de plantas aromáticas, por lo que en 1975 se asocia con la empresa brasileña Dierberger Oleos Essencias SA y se funda Agroesencia SA. Se adquieren tierras, plantas aromáticas y se obtienen esencias en un proceso de destilación a vapor. Hoy Agroesencia mantiene unas 1.000 ha con plantaciones y exporta una variedad de esencias desde el Paraguay a varias decenas de clientes en 12 países, especialmente en Europa”, relata Hoeckle.
La destilación a vapor exige gran cantidad de energía que la empresa ha decidido producir en forma sustentable reforestando para este efecto con arboledas aromáticas, asegurando al mismo tiempo el aprovechamiento integral de la materia prima proveniente de sus cultivos.
Apunta que en un mercado creciente y competitivo con tendencias a la inserción de productos sintéticos -también en la perfumería- Agroesencia siempre ha defendido los productos 100% naturales, conservando su perfil y el acceso a las mejores condiciones de preferencia de sus productos con sus clientes.
La industrialización y el crecimiento de la economía asiática -que lleva a una mejora de vida de los consumidores en esos países que antes eran una fuerte competencia en estos productos naturales- hizo que estos mercados se conviertan en consumidores de nuestros productos gracias al alto nivel de mecanización y profesionalización de los procesos de producción implementados, explica.
“Agroesencia se consolidó como una empresa con un crecimiento sustentable en su producción, pudiendo colocar en el mercado local una parte y permitiendo exportar los excedentes gracias a la buena calidad de los productos. En el futuro seguiremos ampliando la oferta en variedad y cantidad manteniendo o mejorando la calidad”, afirma.
Los productos estrellas de la firma, que emplea a unas 60 personas en forma directa y a otras tantas en forma indirecta, son la esencia del Eucalipto Citriodora, Eucalipto Staigeriana, Eucalipto Globulus, también la esencia de Citronella, Palmarosa y Lemongras, así como plantines, postes y cortes de madera de Eucalipto, además del ganado bovino de la raza Brangus.
“Cualquier producto supeditado a normas por parte del cliente debe pasar por un control de calidad. Este control lo realizan uno o varios laboratorios que toman muestras aleatorias del proceso de producción para controlar si en cada caso cumplen con los objetivos de calidad requeridos por el cliente”, explica.
Prueba de su excelencia y calidad empresarial son las certificaciones ISO 9.000 y la ISO 14.000 y la otorgada por Fair Trade que analiza si el producto es producido en forma sustentable con respecto a las normas ambientales, técnicas, laborales y sociales. Ello le permite conquistar nuevos mercados y hacer que Agroesencia llegue a más puntos en el mundo.