Enmarcado en el objetivo de fomentar una sociedad en la que los líderes promuevan valores e impacten en los demás de forma positiva, el coach y conferencista internacional John Maxwell volvió a Paraguay para ser partícipe del mayor evento de liderazgo del año. Su misión: Enseñar a agregar valor a las personas sin distinción alguna
Desde hace poco más de cuatro años, el modelo de liderazgo impulsado por John Maxwell se instaló efectivamente en Paraguay gracias a la implementación de la metodología de las mesas redondas. Esta iniciativa, enfocada en la enseñanza de los valores, alcanzó a miles de personas de diferentes sectores de la sociedad y generó una transformación positiva, en cuanto a percepción y estilo de liderazgo.
“Hemos logrado resultados satisfactorios, capacitamos a más de 200 mil paraguayos en todos los sectores y vemos que existe la voluntad de contribuir con los demás y la actitud necesaria para lograr la transformación del país”, señaló el experto en entrevista con Revista FOCO.
También explicó que ahora, junto con su equipo de colaboradores, se preparan para inculcar valores a niños del séptimo, octavo y noveno grados, de los distintas centros educativos del país. Y es que él considera que esta es la mejor etapa para que ellos aprendan sobre el tema antes de que los hábitos comiencen a formarse. “Hemos descubierto que las personas que se manejan con altos estándares de valores son capaces de agregar valor a otras de su entorno”, añadió.
Líder inclusivo. En cuanto a los líderes que son agentes de inclusión, mencionó que aquellos que son realmente buenos valoran a toda la gente y son incluyentes por esencia misma. “Creo que un líder está en serios problemas si no se enfoca en el valor que posee cada persona y, sobre todo, las personas con discapacidad porque en esta circunstancia es común que se aprovechen de ellas o que quieran manipularlas”, indicó.
En lo que refiere a los líderes que se han destacado, sin que su discapacidad sea un impedimento para inspirar a otros, mencionó a Nick Vujicic, con quien trabaja muy de cerca y al que considera un gran amigo. “Él no siente lástima de sí mismo, ni ha dejado que su discapacidad le limite para agregar valor a las demás personas. El es simplemente excelente. Incluso trabaja en la organización John Maxwell Team con muchas iniciativas”, señaló.
En este contexto hizo hincapié en que un buen líder puede ser cualquier persona, independiente de que tenga algún tipo de discapacidad o limitación.