Pon atención a los pequeños detalles para rentabilizar tu negocio. Imagina que tu negocio es una cubeta y, que como el agua, el dinero fluye hasta llenarla. Ahora imagina varios agujeros pequeños. Sin importar tus ingresos, tu negocio siempre estará perdiendo dinero.
Gasto inicial
Х Muebles de diseño, autos para ejecutivo y máquinas expendedoras son adquisiciones que pueden ser tentadoras al iniciar un negocio.
Ѵ Evalúa siempre el costo- beneficio. Cada guaraní cuesta.
Sueldos
Х Es fácil caer en gastos extravagantes al remunerar los puestos superiores, sin considerar que la base laboral es más valiosa.
Ѵ Antes de contratar o remunerar, piensa en la rentabilidad. Niveles más altos de rentabilidad harán más sólido al negocio.
Flujo de efectivo
Х Mantener un flujo constante es clave para toda empresa. Basta una temporada de sequía para acabar con tu negocio.
Ѵ Contar con el equivalente, al menos, dos meses de costos de operación te dará un buen margen de acción ante cualquier eventualidad.
Impuestos
Х El complejo sistema fiscal te puede llevar a sobrepagar tus obligaciones.
Ѵ Lleva un control de cada factura y recibo. Así el trámite para la declaración de impuestos será más rápido y sencillo.
Estar ocupado vs ser productivo
Х Saturarte de trabajo es una estrategia errónea. El dinero se gana o ahorra al operar de manera más efectiva con los recursos que ya posees.
Ѵ Analiza con tu equipo la estrategia de negocio. Identifica las áreas que pueden mejorar para ser más eficientes y rentables.
Diversificación
Х Algunos emprendedores diversifican sus ganancias luego de un inicio exitoso, en vez de reinvertir en el negocio original.
Ѵ Antes de embarcarte en nuevas aventuras o ampliar tu modelo pregúntate por qué lo haces y si es buena idea.