Brindar una solución a la problemática de movilidad que existía en el país fue lo que impulsó a Ximena Duré, junto con Sergio Mura, Alan Peña y Mauricio Rivas, sus cofundadores, a crear una empresa que, contra todo pronóstico, se ganó la preferencia y el cariño de la gente.
La compañía paraguaya MUV comenzó a gestarse en el 2016, se consolidó como equipo en el 2017 y arrancó la etapa de prueba con viajes donde sus propietarios eran los conductores y sus amigos y familiares, los únicos pasajeros ocasionales. “Lanzamos el servicio en junio del 2018, con aproximadamente 40 MUVers y más de 3.000 personas esperando para poder acceder a la aplicación y finalmente poder disfrutar del servicio”, recordó Ximena Duré, CEO de la firma.
Se enfrentaron a varios desafíos, principalmente, a la desconfianza de la gente. No fue fácil insertar un sistema de movilidad innovador para nuestro mercado que intentara reflejar un cuidado humano detrás de cada interacción.
Sobre el punto, la directiva recuerda que una vez hasta tuvieron que lidiar con una manifestación organizada por taxistas de la capital, lo que los condujo a ofrecer un servicio gratuito por tres horas y con ello lograron posicionarse en el afecto y la preferencia de la ciudadanía.
Hoy el equipo interno de MUV está conformado por 24 personas apasionadas y motivadas por generar un impacto concreto. Y es que esta compañía apuesta por la tecnología y la filosofía de las economías compartidas para intermediar un intercambio entre individuos que pueden ganar un ingreso extra trasladando a clientes que buscan una alternativa de movilidad.
Uno de los pilares que profesan en la compañía es la seguridad. De allí que cada pasajero que aborda un MUV tiene a disposición a un conductor independiente y ocasional, que aprobó una serie de filtros de seguridad y calidad para poder ser habilitado como tal, incluyendo una verificación vehicular, una charla de inducción, seguro para pasajeros y antecedentes policiales limpios. Y además de todo esto, al finalizar el servicio la aplicación remite la factura y el cliente la recibe automáticamente por correo con la información que proporcionó al momento de su registro.
“El MUVer, por otro lado, tiene la oportunidad de generar ingresos extra sin obligaciones horarias ni de viajes u horas mínimas. Tiene la absoluta libertad de aceptar únicamente los viajes que le convienen conociendo de antemano el destino del pasajero. Buscamos que con MUV el conductor pueda llegar más lejos en cuanto a sus metas personales y que se sienta parte de una comunidad que busca un impacto a nivel país y región”, explicó.
Metas a futuro. Con MUV, sus propietarios apuntan a ser la aplicación de viajes compartidos más utilizada de Paraguay y Latinoamérica, ofreciendo el servicio en una ciudad, en otro país tal como lo hacen en Asunción y Encarnación, siempre con el respaldo humano y la priorización de cada integrante de la comunidad.