Para el desarrollo de sus teorías, Albert Einstein y sus colegas, utilizaron con frecuencia un conjunto de siete principios de la comunicación de intragrupo que fue ideado por Sócrates y recibe el nombre de Koinonía (espíritu de comunión).
Los principios básicos de esta herramienta son: Establezca el diálogo, intercambie ideas, no discuta, no interrumpa, escuche con atención, aclare su pensamiento, y sea honesto. Los siguientes ítems son pautas para el establecimiento de Koinonía en su grupo de trabajo.
1. Mantenga sesiones de práctica. Ponga a un grupo pequeño como prueba piloto. Trate de que se reúnan una vez cada semana y en el mismo horario. Instruya a las personas a intercambiar pareceres de lo que quieran, sin una agenda preestablecida. Puede que en las primeras sesiones no hayan resultados visibles.
Como resultado, es posible que la gente se queje y diga que las sesiones son una pérdida de tiempo. Manténgase firme y coméntele a los participantes que el objetivo de las sesiones es construir el trabajo en equipo.
2. Establezca el diálogo. Sócrates y otros pensadores griegos utilizaron el diálogo paradescubrir las verdades ocultas. El filósofo creía que la clave para dialogar es el intercambio de ideas, sin tratar de cambiar la forma de pensar de la otra persona.
Las reglas básicas del diálogo establecidas son: No discuta, no interrumpa, y escuche con atención. Los participantes deben centrarse por completo en el que está hablando. Esto será difícil al principio. Con la práctica, sin embargo, la comunicación se convertirá realmente de doble sentido.
3. Aclare su pensamiento. Para ello, primero debe dejar de lado todos los supuestos que noestán probados. Por ejemplo, uno de los pensamientos que debe erradicar es pensar que las otras personas no son creativas. Por eso, debe comenzar a chequear y evaluar los supuestos acerca detodo, y comenzar a observar el entorno con una vista imparcial.
4. Sea honesto. Diga lo que piensa, incluso si sus pensamientos son absurdos o polémicos. Una vez que la gente sepa lo que piensa, van a estar más cómodos y abiertos.
Siga estos pasos con diligencia y la Koinonía aparecerá, tarde o temprano, permitiéndole eliminar las barreras que impiden a las personas colaborar con honestidad. Cuando un espíritu de Koinonía prevalece, las personas tienen menos probabilidades de retener información, y como resultado, se mejora la comunicación del equipo y las ideas comienzan a fluir libremente para beneficio de la organización.