El control financiero de una empresa familiar es fácil cuando se aplican una serie de disciplinas para el manejo del dinero. A pesar de ello, a menudo vemos empresas familiares con problemas financieros debido a que a veces se busca beneficiar a personas (familiares), incluso a costa de los resultados de la empresa. Veamos las disciplinas sugeridas por el Director de Inversiones Andes, Master Nelson Contreras, para este desafío:
1. Registre todos los movimientos: ¿Qué información debe registrar para manejar su empresa?
Toda información relativa al dinero que entra y sale. Los datos son esenciales para la toma de buenas decisiones financieras.
2. Separe las finanzas: Mantenga separados todos los gastos personales de los del negocio y recuerde que la caja del negocio no debe usarse para financiar gastos regulares de la familia.
3. Pague de acuerdo al mercado: ¿Cuánto se debería pagar a una persona que ocupa un cargo cualquiera dentro de la empresa familiar? Lo que paga el mercado para ese cargo, independiente de si lo ocupa el fundador, un familiar o un tercero. Además, nunca contrate a una persona que no se necesita en la empresa; nunca haga una excepción a esta regla con sus familiares.
4. Asígnese un salario definido: Usted y todos los miembros de la empresa deben tener un salario definido, que debe respetarse en tiempo y forma. No aumente los sueldos por necesidades personales, para que pueda obtener y retirar utilidades de la empresa.
5. Véase como un administrador: Si usted se ve como gerente y no como propietario de la empresa, será mucho más fácil que cuide de los costos y que obtenga utilidades.
6. Garantice pagos esenciales: Mes a mes preocúpese de garantizar la disponibilidad de dinero para cubrir la operación regular de la empresa. Nunca le debe faltar para pagar proveedores clave, personal, oficinas y servicios básicos.
7. Ahorre para las emergencias: Es prudente asumir que en el futuro su empresa pasará por dificultades. Equipos clave fallarán, clientes se atrasarán en los pagos y/o las ventas caerán. Ahorre para cubrir esos gastos sin necesidad de endeudarse para no tener dolores de cabeza.
8. Mantenga los costos fijos bajos: Para que su empresa sea flexible, preocúpese de mantener los costos fijos bajos. Recuerde que a medida que pasa el tiempo los costos fijos tienden a aumentar, a menos que usted se imponga el mantenerlos bajos.
9. Atención a los bienes raíces: Si desea comprar un bien raíz para la operación del negocio, asegúrese de que: a) es absolutamente necesario adquirirlo y b) no sacará capital de trabajo para comprarlo. Si no puede cumplir con estas dos condiciones, entonces no lo compre.
10. No invente la rueda: Si su empresa tiene dificultades financieras, busque ayuda experta oportunamente. No pierda tiempo inventando la forma de resolver esos problemas, más bien busque empresas que le ayuden y que tengan experiencia comprobada.